domingo, 13 de junio de 2010

¿POR QUÉ YEHOSHÚA ES EL MASHÍAJ?

¿POR QUÉ YEHOSHÚA ES EL MASHÍAJ?

Avdiel Ben Oved

Si en el siglo I E.C. existía la duda de que Yehoshúa sea el Mashíaj, hoy es ilógico pensar que Rabenu Yehoshúa no sea el Mashíaj Rey de Israel. Para entender mejor primeramente es necesario exponer que significa ‘mashíaj’. La palabra ‘mashíaj’ (משיח) ha sido castellanizada a ‘Mesías’, pero literalmente significa ‘Ungido’, y la traducción al griego es ‘Jristos’, castellanizada a Cristo, sin embargo ninguna de las traducciones puede alcanzar la plenitud de la palabra hebrea. En las Escrituras personas denominadas con este título son por ejemplo un ‘haKohen haMashíaj’ (el Sacerdote el Ungido. Vaiqra 4.3) y un Rey ‘Meshíaj HaShem’ (Ungido del Eterno. I Shmuel 24.7), es decir que son seres humanos ungidos por el Eterno y consagrados para una misión. Aunque originalmente un Mashíaj era alguien literalmente ungido, por extensión la palabra Mashíaj se aplicaba a cualquier persona con la autoridad dada por el Eterno para liderar o reinar, como es el caso de Ciro el Rey de Persia, como está escrito: "Así dice el Eterno a Ciro, su Mashíaj, a quien he tomado por la diestra para someter ante él naciones..." (Yeshayah 45.1).

Los textos proféticos se refieren a un Mashíaj (Daniel 9.25) en especial y a una época llamada Ajarit hayamím (Los Últimos días) en los que el Ungido se manifestará. Este Mashíaj según lo describen los profetas es un Profeta-Juez-Rey-Kohen (no de la línea de Aharón como Malkitzedeq) a la vez, las profecías dicen que este Mashíaj es un descendiente de David (Yeshayahu 11.1; Hoshea 3.5), que su superioridad sobre los demás hombres será por su sabiduría y justicia, también porque su autoridad será inigualable (Yeshayahu 11.1-5; Zejaryáh 9.10; Daniel 7.13-14); y finalmente traerá la paz a Israel y todos los esparcidos regresarán (Yeshayahu 60.2-4; 11-19; 56.6-7 Zejaryáh 8.13; 14.9; Yejezqel 36.24-28).

Dentro del Judaísmo ‘liberal’ algunos líderes opinan que el concepto de ‘Mashíaj’ fue introducido a medida que se fue desarrollando el Judaísmo, ya que no aparece claramente expresado en la Torá, sino en los Profetas. Sin embargo el hecho de que no se mencione ‘claramente’ a un ‘Mashíaj’, no significa que no esté impregnado en toda la Torá y los Profetas, como decía Yehoshúa: “Escudriñen las Escrituras... ellas son las que dan testimonio acerca de mí. También Yehoshúa ‘Abría’ (Interpretaba-Explicaba) las Escrituras, como está documentado en el libro Yehoshúa Maasav V’torató. “Y comenzando por Moshe y con todos los Profetas, les explicó lo referente a él [Mashíaj] en todas las Escrituras”. “Y se dijeron el uno al otro: ¿No ardía nuestro corazón dentro de nosotros mientras nos hablaba en el camino, cuando nos abría las Escrituras?. De igual manera Shaul les enseñaba acerca de Yehoshúa haMashíaj, tanto por la Torat Moshe como por los N’viím.

Ahora, volviendo a la pregunta de por que Yehoshúa es el Mashíaj, no es porque lo digan los Natzratim u otros, sino porque las exigencias profeticas que debería cumplir el Mashíaj, solo Yehoshúa de Natzrát las cumplió, y las sigue cumpliendo. Son abrumadoras las profecías que demuestran claramente que sólo Yehoshúa puede ser el Ungido del Eterno, veamos solamente 4 ejemplos de profecías que nadie más, sino solamente Yehoshúa Ben Yoséf, pudo cumplir:

- Ser descendiente de David por la línea de Shlomó – (I Divré haIamaim 28.5). Está documentado que Yehoshúa es descendiente de David por la línea de Shlomó, siendo imposible en la actualidad que hallar a un descendiente legítimo de David por la línea de Shlomó.

- Nacer en Bet Lejem Efrata – Mijá 5.1. Está documentado que Yehoshúa nació en Bet Lejem, ciudad en la cual actualmente es imposible que nazca un descendiente de David por la línea de Shlomó.

- Pasar por la Puerta del Este – Yejezqel 44.1-3. Está documentado que Yehoshúa pasó por la Puerta del Este, siendo imposible hacerlo actualmente, pues serrada, un cementerio árabe está al frente, y en fin ¿donde está el descendiente de David por la línea de Shlomó que lo haga?

- Ser muerto en el año 30 E.C. – Daniel 9.24-27. Está documentado que Yehoshúa murió en el año 30 E.C.

¿Y LAS OTRAS PROFECIAS?

Yehoshúa es el único ser humano que pudo haber cumplido los requisitos mesiánicos establecidos en las Escrituras, de manera que hoy podamos ver sin duda alguna que Yehoshúa es el Mashíaj. El hecho de que todas las profecías ‘mesiánicas’ no se hayan cumplido aun, no significa que él no sea el Mashíaj, no podemos adaptar los designios y tiempos del Eterno según nosotros queramos. Un análisis sincero y cuidadoso de las profecías de la Torá y de los Profetas, nos dejará saber que las profecías mesiánicas no se cumplirán todas de una sola vez, o sea la misión del Mashíaj no es una sola; desde la antigüedad los sabios distinguieron entre ‘Mashíaj Ben Yoséf’ y ‘Mashíaj Ben David’, sin embargo actualmente muchos esperan a un Mashíaj Ben David dejando a un lado al Mashíaj Ben Yoséf, muchos no comprendieron y no comprenden aún como dicen las profecías que el Mashíaj va a reinar y a la vez dice que va a morir.

AJARIT HAYAMÍM

Cuando los profetas usan la frase ‘Ajarit hayamím’ (Últimos días) para referirse a los días de Mashíaj, se debe entender como una época, la cual comenzó con males, como profetizó Moshe: “Porque yo sé que después de mi muerte os corromperéis ciertamente, y os apartaréis del camino que os he ordenado, y así os sobrevendrá el mal en el Ajarit hayamím, cuando hayáis hecho lo que es malo a los ojos del Eterno, provocándole a ira con las obras de vuestras manos” (Dvarim 31.29). Los Ajarit hayamím comenzaron cuando Mashíaj realizó su primera misión de expiación-protección, conocida por algunos como ‘Mashíaj Ben Yoséf’; pero llegará el momento en que esa época tornará a bien en la segunda misión conocida como ‘Mashíaj Ben David’, y ocurrirá lo que profetizó Yeshayahu haNavi: “Y ocurrirá al Ajarit hayamím que la montaña de la Casa del Eterno será como la cumbre de las montañas, y exaltada será sobre las colinas, y todas las naciones fluirán hacia ella. Y vendrán muchos pueblos que dirán: Venid, y subamos a la montaña del Eterno, a la Casa del Elohim de Yaaqov, y Él nos enseñará Sus caminos, y andaremos en Sus senderos. Porque de Tzion saldrá la Torá, y la palabra del Eterno de Yerushaláim. Y juzgará entre las naciones, y decidirá por muchos pueblos. Y convertirán sus espadas en arados, y sus lanzas en hoces. Ninguna nación levantará espada contra otra nación, ni aprenderán más la guerra”. Shim’ón Kefá, enseñó que la época de los Ajarit hayamím ya se comenzaba a cumplir desde que Yehoshúa de Natzrát fue revelado como el Mashíaj. Yehoshúa les había dicho que recibirían Ruaj haqódesh, cosa que sucedería precisamente en los Ajarit haIamím, por eso Shim’ón Kefá enseñó que la profecía que Yoel haNavi anunció se estaba cumpliendo. “Sucederá en los Ajarit hayamím, dice Elohim, que derramaré de mi ruaj sobre toda carne. Vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán, vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños”. Shaul haShalíaj enseñaba diciendo: “Elohim, habiendo hablado hace mucho tiempo, en muchas ocasiones y de muchas maneras a los Avot por los N’viím, en los Ajarit haIamím nos ha hablado por Su hijo (= el Rey de Israel), a quien constituyó heredero de todas las cosas, por medio de quien hizo también el universo"



No hay comentarios: